La importancia de un buen Diseño del Software

Una fase muy importante en el ciclo de vida de un proyecto es el Diseño del Software.

Se trata de una etapa fundamental y en muchas ocasiones la más importante en el desarrollo de Software. Es el momento en que los profesionales tienen que aportar sus conocimientos, experiencia y creatividad para llegar a una solución que cumpla con los requerimientos funcionales y no funcionales establecidos en la fase de la toma de requisitos.

El diseño del Software tiene un impacto directo sobre la capacidad del sistema para cumplir o no el total de requerimientos establecidos. Un error de diseño en esta fase puede acarrear problemas en todo el proyecto y provocar que este caiga en una espiral de continuos cambios y de rehacer constantemente el trabajo.

Si tuviéramos que resumir en una sola palabra la importancia del diseño del Software esta sería “Calidad”.
Para acometer la tarea de diseño de manera satisfactoria existen algunas técnicas que podemos (y muchas de ellas debemos) seguir.

  • Entendimiento de los requisitos:

    Debemos tener claros todos los requerimientos que afectan al Diseño del Software. Estos pueden ser funcionales o no, pero deberán estar completamente definidos, entendidos y documentados. Casi todos los problemas futuros comienzan por no tener claros los requisitos. Estos deberán 100% claros y sin ambigüedades

  • Patrones de diseño:

    No deberíamos de inventar nada que ya esté inventado. Para ello debemos conocer y aplicar los patrones de diseño. Estos son soluciones (ya probadas y documentadas) a problemas de desarrollo conocidos.

  • Calidad:

    La calidad del diseño deberá ir evaluándose mientras se va creando y no cuando ya esté terminado.

  • Modularidad:

    El diseño deberá ser modular dividiéndose en estructuras que realicen funciones específicas. Esto facilitará la reutilización. Además deberá realizarse de manera que permita cambios y que permita la extensión de funcionalidades sin afectar a otras. Una muy buena práctica para esto es exponer las funcionalidades a través de interfaces.

  • Diseños ágiles:

    No es necesario definir el diseño completo al inicio. Se puede partir de un diseño general e ir construyéndolo a medida que avanza el desarrollo, de esta manera se adaptará a cambios y evoluciones. Separar completamente el diseño de la codificación tiene sus riesgos y siempre es mejor contar con profesionales que puedan diseñar y codificar.

  • Documentación:

    Es fundamental poder comunicar el diseño a otras personas involucradas en el desarrollo. La documentación se realiza por medio de distintas vistas de más alto o bajo nivel. Estas vistas contienen normalmente diagramas además de información que apoyan a su compresión.

Como resumen podemos decir que para que el desarrollo de software se realice con calidad, merece la pena esforzarse en un buen Diseño del Software.

El diseño es importante y deberá realizarse todos los días, esto nos permitirá tener una visión general antes de lanzarse a la codificación y construcción.

    ¡Hola! Bienvenido

    !Estoy online! Pregúntame