El diseño que funciona: introducción al Data Driven Design

//El diseño que funciona: introducción al Data Driven Design

El diseño que funciona: introducción al Data Driven Design

Introducción al Data Driven Design

 

¿Alguna vez os habéis planteado qué hace que un diseño sea bueno o malo? 

“El diseño no ha de ser solo bonito, el diseño tiene que funcionar”

 

diseñopost2.jpg

 

Hasta hace no mucho, la idea de medir el impacto de un diseño y su funcionamiento era ciencia ficción. Por eso, para mucha gente, el diseño sigue siendo un valor secundario, puesto que piensan que es algo subjetivo que no se puede controlar. 

Nada más lejos de la realidad. 

 

¿Cómo nos aseguramos que un Diseño está funcionando?

La respuesta es muy sencilla: midiéndolo 

El Data Driven Design consiste en adaptar los métodos de diseño orientándolos a conseguir unos objetivos. Es decir, antes de empezar a diseñar necesitamos tener claro cuáles son nuestros objetivos y cómo los vamos a medir. 

A día de hoy, tenemos multitud de datos para medir el funcionamiento de nuestra web: número de visitas, clicks, tiempo de duración de la visita, ubicación de los visitantes, etc. 

 

diseñopost4.jpg

 

Un buen diseñador tiene instinto, y eso es muy pero que muy importante. Pero, lamentablemente ese instinto no se puede medir aún. Por tanto, utilicemos nuestro instinto para tomar decisiones medibles y comenzar el proceso de mejora continua para conseguir un diseño que funcione. 

 

¿Qué debemos tener en cuenta para llevar a cabo un diseño basado en datos? 

Debemos tener en cuenta dos cosas principalmente: 

  • Tener claro a quién va dirigido el diseño (fundamentado con datos, por supuesto): Que un diseño no te guste a ti no significa que sea malo, simplemente quizá, no formes parte de su público objetivo. Lo importante es ponerte en la piel del usuario final y darle lo que espera ver. Para ello, puedes utilizar herramientas que te ayudarán a definir el usuario objetivo antes de empezar a diseñar: Encuestas, estudios de mercado, analíticas web, etc. 
  • Plantearse objetivos claros y medibles (pasito a pasito se hace el caminito): Si un cliente te pide que una web sea genial es mejor decirle que se baje de las nubes, porque eso no es un objetivo medible. Será la suma de muchas acciones buenas lo que harán que una web sea genial. Así que, una estrategia de Data Driven Design debe empezar siempre por objetivos pequeños. 

 

Ejemplo de un objetivo medible: 

“Aumentar en un 10% las visitas de usuarios mayores de 60 años”

Posibles acciones de diseño: 

  • Aumentar el tamaño de letra para facilitar la lectura 
  • Utilizar colores contrastados y textos descriptivos en las llamadas a la acción (CTA) 
  • Incluir elementos de ayuda a la navegación

Cada una de las acciones debe ser llevada a cabo de forma individual para poder medir el impacto y saber que el objetivo ha mejorado gracias a ella. 

Aquí encontrarás herramientas para evaluar tus acciones y saber si están dirigidas para cumplir tus objetivos. 

 

diseñopost1.jpg

 

Tener claro que no hay resultados inmediatos ni definitivos: El diseño es un proceso infinito de mejora continua: 

Planificar   >  Diseñar  >  Testear  >  Diseñar  >  Testear

 

Así que, no tengas prisa y disfruta del proceso de mejora continua. 

Llegar lejos con un diseño es cuestión de ir pasito a pasito, equivocarse y aprender. Pero siempre midiendo estos pasos, pues los datos son los mejores amigos de un buen diseño. 

¡Por supuesto que se trata de diseñar, pero también de medir lo que se diseña! 

¡Hasta otra designers! 

¿Te gusta lo que lees? Suscríbete a nuestras newsletters

2018-08-07T13:43:05+00:00